Crema pastelera

La única dificultad al realizar una buena crema pastelera es evitar que salgan grumos.  Si sigues esta forma de elaborarla con su pequeño truco, y das vueltas mientras espesa, te resultará muy fácil conseguir una crema estupenda para su aplicación en un montón de recetas.

 

 

Crema pastelera

Ingredientes

  • 500 ml de leche
  • 60 g de azúcar (o a gusto)
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 2 yemas de huevo
  • 30 g de Maizena

 

Separar de la leche la medida de una taza y apartar, y calentar el resto en una cacerola. Cuando esté a punto de hervir añadir la vainilla y el azúcar, y darle vueltas hasta su disolución. Apartar del fuego.

Disolver la Maizena en la taza de leche que hemos retirado removiendo con una cuchara. Una vez disuelta, añadir las dos yemas de huevo y seguir removiendo hasta conseguir una textura homogénea.

Ahora hay que unir ambos preparados. Para evitar que el huevo se pueda cuajar al entrar en contacto de golpe con el calor, lo iremos haciendo poco a poco. Verteremos una pequeña cantidad de la leche caliente en la taza y daremos vueltas. Así habremos templado un poco el contenido. Luego juntaremos ya todo en la cacerola y lo pondremos de nuevo al fuego suave.

Sin parar de dar vueltas, llevarlo a ebullición y retirar cuando veamos que empieza a espesarse. Recuerda que cuando se enfríe totalmente adquirirá más espesor, por lo cual dependiendo de su uso final puede que necesites utilizarla mientras esté tibia.

Crema pastelera

 

Comentario:

Si quieres evitar que se quede seca la superficie de la crema al enfriarse, cúbrela de un film plástico.

El espesor es el adecuado para rellenar un bizcocho o utilizarse con una manga pastelera. Para aumentar o disminuir la viscosidad solo has de adaptar la cantidad de leche.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *