Muffins crujientes de canela

La verdad es que a estos muffins crujientes de canela se les podría llamar tranquilamente “muffins feos”. Su extraño aspecto rugoso no deja entrever lo riquísimos que están. La miga tierna contrasta con el crujiente elaborado para la superficie del muffin y este contraste es maravillosamente sorprendente. Y como en mayoría de las fórmulas de muffins, se trata de una receta fácil y rápida. Pruébala con aroma de canela, pero también puedes aromatizarla con “allspice” o cualquier otra especia, a tu gusto.

Muffins crujientes de canela

 

Ingredientes:

Para el crujiente:

  • 65 g de harina común
  • 110 g de azúcar moreno
  • 1/2 cucharadita de canela
  • 70 g de mantequilla fría

Para los muffins:

  • 260 g de harina de repostería
  • 60 g de azúcar
  • 2 cucharaditas de levadura química
  • 1/2 cucharadita de canela
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 55 g de azúcar moreno
  • 110 g de mantequilla derretida y fría
  • 2 huevos
  • 155 g de leche

 

 

Prepara el crujiente. Para ello, mezcla la harina, el azúcar moreno y la canela (y el cacao si lo deseas). Añade la mantequilla en trocitos, y con los dedos, trabaja los ingredientes hasta conseguir que se unan en una pasta irregular. Déjalo reposar en el frigorífico mientras que preparas la pasta para los muffins.

Precalienta el horno con aire caliente a 190 º

Mezcla en un recipiente la harina, el azúcar, la levadura, la canela y la sal. Añade el azúcar moreno, asegurándote que éste no tiene grumos.

En otro cuenco, bate (puedes hacerlo a mano) los huevos con la mantequilla derretida y la leche. Vierte estos líquidos sobre la mezcla de harina y remueve con la ayuda de una espátula, sin trabajar mucho, no importa que queden grumos.

Rellenar los moldes de papel de unos 12 muffins (o utiliza unos moldes de silicona) si son de tamaño grande, o unos 18 si son más pequeños. Cubre cada muffin con el preparado del crujiente que tienes en la nevera. Con las yemas de los dedos presiona sobre la porción de crujiente que has depositado sobre cada muffin, para que queden ligeramente sumergidos en la pasta.

Hornea durante unos 15 ó 20 minutos, según tamaño, o hasta que estén dorados.

Déjalos enfriar sobre una rejilla.

Muffins crujientes de canela

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.