Tarta de frutas

Hay una forma muy dulce de tomar fruta, y es con esta tarta de frutas. Es una base de masa quebrada y una suave crema pastelera; suave porque tiene poco azúcar. El dulzor ya lo proporcionará la capa superior de plátanos, uvas, mandarinas, piña, y todo lo que pongamos… y por último un ligero almíbar para unificar y dar brillo. Dependiendo de la temporada podrás utilizar unas piezas u otras. En este caso, la elección le da un alegre colorido, pero prueba también a hacerla con solo dos o tres variedades.

Es preferible preparar esta tarta el día antes de su consumo.

Tarta de frutas

 

Ingredientes:

Para la masa:

  • 300 g de harina común
  • 130 g de mantequilla
  • 70 g de agua
  • 1/2 cucharadita de postre de sal
  • 1 cucharadita de postre de azúcar
  • 1 clara de huevo para pintar (utiliza la yema para elaborar la crema)

Para la crema:

  • 750 g de leche
  • 50 g de Maizena (harina de maíz con almidón)
  • 50 g de azúcar
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 2 yemas de huevo

Para el almíbar:

  • 75 g de azúcar
  • 75 g de agua
  • 1 cucharada sopera de zumo de limón

Frutas variadas (fresas, kiwis, plátanos, mandarinas, uvas, piña,… variedades que no se oxiden)

 

Preparar la masa. Para ello en un bol mezcla con la ayuda de una cuchara los 300 g de harina con la la media cucharadita de sal, la cucharadita de azúcar y los 70 g de agua. Añade los 130 g de mantequilla cortada en trozos y con los dedos, ve integrando todos los ingredientes. Cuando obtengas una bola compacta, vuélcala sobre la superficie de una mesa y amásala durante 1 ó 2 minutos hasta conseguir una masa homogénea. No es necesario trabajarla mucho. (Si tienes una amasadora, puedes verter en el vaso todos los ingredientes juntos y amasar a velocidad media justo hasta conseguir la masa homogénea. Bastarán unos 15 segundos aproximadamente. Si se trata de una Thermomix, hazlo a velocidad 6).

Enciende el horno a 180º, sin aire.

Ahora hay que forrar la fuente con la masa. La forma más fácil es utilizar un papel de hornear. Forra la fuente con el papel, tal y como muestra la fotografía. Asegúrate que se notan bien los pliegues del molde.

Tarta de frutas

Saca el papel, estíralo sobre la mesa y con la ayuda del rodillo, extiende la masa formando un círculo. Como se notará el tamaño de la fuente, gracias a los pliegues, te resultará fácil hacerlo de forma homogénea sin salirte del tamaño adecuado.

Tarta de frutas

Con cuidado, lleva la masa con el papel nuevamente a la fuente y con los dedos, presiona la superficie para que se adapte al molde. Tal vez tengas alguna parte sobrante y debas cortar los laterales. (También podrías volcar al revés la masa, dejando el papel de hornear en la cara de arriba. Quítalo y con los dedos presiona para que la masa se adapte bien.)

Tarta de frutas

Pinta los bordes de la tarta (solo los laterales que se verán una vez esté terminada) con la clara de huevo. Con un tenedor perfora el suelo de la tarta.

Tarta de frutas

Hornéala durante unos 15 minutos.

Tarta de frutasTarta de frutas

Si observas a mitad de la cocción que la base se levanta, coloca encima unos cuchillos para evitarlo con su peso. Puedes poner el aire del horno durante los últimos 5 minutos para que se doren los laterales.

Mientras, corta las piezas de fruta que deseas utilizar.

Prepara la crema pastelera como se indica aquí, pero con las cantidades que te indico en esta receta.

Sin enfriar, vuelca la crema sobre la masa horneada a la que, por supuesto, has retirado los cuchillos. Y seguidamente, también sin que se enfríe para que no solidifique la capa superior, distribuye las piezas de frutas preparadas, presionando sobre la crema para que queden más fijas.

Prepara por último el almíbar y, también sin enfriar, pinta con la ayuda de un pincel las frutas.

Deja enfriar la tarta. Cuando esté fría métela en la nevera que repose.

Tarta de frutas

NOTAS:

  • La única dificultad que tiene esta tarta es conseguir fijar la fruta para que no se mueva cuando se cortan los trozos para comer. Para ello es importante hacer tres cosas: que la crema no esté fría, como ya dijimos; que el almíbar esté caliente o ligeramente templado cuando se pinten las frutas, y dejar reposar la tarta durante unas horas en la nevera.
  • También se puede preparar menos crema pastelera (bastará con la elaborada con medio litro de leche). Así la fruta “flotará” menos sobre la crema y el efecto conseguido será una tarta más compacta donde la fruta no resbale al cortar las porciones.
  • Si quieres, puedes preparar un almíbar con más consistencia añadiéndole gelatina neutra, siguiendo las instrucciones del fabricante.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *