Quiche de calabaza y queso de cabra

Esta quiche de calabaza y queso de cabra tiene un sabor sorprendente. La mezcla del dulce de la calabaza con el sabor del queso y el aroma del tomillo aporta grandes contrastes. En este caso te propongo una masa quebrada con huevo, pero puedes probar con cualquier otra fórmula. Como en todas las quiches, el único misterio que  tiene es conseguir que el fondo de la tarta quede bien hecho. Para ello no utilizaremos el aire en la cocción del horno, para darle tiempo a la masa a que se cueza bien.

Quiche de calabaza y queso de cabra

 

INGREDIENTES

Para la MASA:

200 g de harina común
1 yema de huevo
1/2 cucharadita de sal
100 g de mantequilla
3 cucharadas soperas de agua

Para el RELLENO:

2 huevos
1 cebolla
2 dientes de ajo
1 kilo de calabaza pelada y sin semillas
100 g de queso de cabra suave
200 g de nata
tomillo, sal y pimienta

aceite para rehogar

 

En un bol mezcla con la ayuda de una cuchara los 200 g de harina con la yema, la media cucharadita de sal y el agua. Añade la mantequilla cortada en trozos y con los dedos, ve integrando todos los ingredientes. Cuando obtengas una bola compacta, vuélcala sobre la superficie de una mesa y amásala durante 1 ó 2 minutos hasta conseguir una masa homogénea. Forma una bola y deposítala en la nevera durante 30 minutos cubierta por un film de plástico.

Mientras se enfría la masa, prepara el relleno para la quiche. Corta la cebolla en tiras finas y la calabaza (que estará desprovista de semillas) en pequeños trozos. Calienta 2 ó 3 cucharadas de aceite a fuego lento. Agrega la cebolla con una pizca de sal para conseguir que vaya soltando su jugo, y rehógala hasta que esté transparente. Añade el ajo picado, la calabaza y sazona con tomillo, y deja que siga cocinando a fuego lento unos 10 ó 15 minutos, hasta que la calabaza esté blanda y empiece a dorarse. Si es necesario, agrega más aceite para que no se pegue. Retira del fuego.

Enciende el horno, sin aire, a 200º.

Saca la masa de la nevera. En una superficie ligeramente enharinada, extiéndela con la ayuda de un rodillo hasta conseguir un disco fino. Transporta este disco sobre el molde. Puedes ayudarte enrollándolo en el mismo rodillo, como si fuera un papiro. Una vez que esté el rodillo sobre el molde, extiende de nuevo la masa haciendo rodar el rodillo sobre los bordes. Con los dedos, adapta la masa al fondo y a las paredes del recipiente y corta los bordes sobrantes (puedes aprovechar estos trozos para subsanar las imperfecciones que te hubieran podido quedar en los laterales; presiona bien para que el trozo se integre en el resto de la masa).

Con un tenedor, pincha el fondo del molde, para que la base respire. Vuelca la mezcla de la calabaza en el fondo de la tarta y desmenuza encima el queso de cabra. Mezcla aparte la nata con el huevo batido y salpimenta. Vierte con cuidado sobre el relleno y espolvorea con más tomillo.

Hornea unos 25 minutos, hasta que la tarta se haya dorado y esté firme. Déjala enfriar al menos 10 minutos si la quieres desmoldar. Puede tomarse caliente o fría.

Quiche de calabaza y queso de cabra

 

4 thoughts on “Quiche de calabaza y queso de cabra

  1. Ha salido muy sabrosa pero, el fondo no ha quedado muy crujiente, poco hecho diría yo. No entiendo bien lo que quieres decir sin aire.
    Ya me dices.
    Saludos

    • Hola Josefa, me alegro de que te saliera sabrosa. A ver si conseguimos arreglar eso del fondo. Hay hornos que solo tienen la posibilidad de seleccionar por dónde ha de darle el calor al alimento: por arriba, por abajo, por ambos lados. En los hornos de convección tienes además la posibilidad de elegir que el calor provenga de unas corrientes de aire que circulan alrededor de la comida. A eso me refiero cuando hablo del aire del horno. No sé cuáles serán las opciones de tu horno. El calor sin aire se suele indicar en los mandos con dos líneas horizontales, una arriba y otra abajo (indicando por dónde llega el calor). El calor con aire se muestra con una pequeña hélice de tres brazos. (Luego puedes tener otras opciones, como el grill, que se muestra con unas pequeñas onditas, por ejemplo).
      Para esta receta es mejor no usar aire, para que la superficie no se tueste y le dé tiempo al interior, a la base particularmente, a hacerse. En tu caso prueba a dejarlo más tiempo. Sin embargo, si cuando sacaste la quiche del horno piensas que no hubieras podido dejarla más pues se habría tostado en exceso, la próxima vez, para poderla dejar más tiempo, utiliza menos temperatura (prueba con 180º). Lo importante es que se haga lentamente, para que para cuando la superficie se empiece a dorar, el interior ya esté cocido.
      Espero que la próxima vez te salga estupendamente. Ya me cuentas y le buscamos solución. ¡Ah! Muy importante, precalienta bien el horno. Normalmente le puede llevar fácil la media hora alcanzar los 200º.
      ¡Espero tus noticias! 🙂

      • Muchas gracias por toda esta información, mañana quiero hacerla de nuevo para llevarla a la cena de Navidad de la escuela de pintura y me gustaría que quedara super bien. Así que todo esto que me dices lo voy a tener en cuenta y ya te contaré.
        Un abrazo

        P.D. voy a intentar hacer panes, aunque creo que es dificilísimo, recomiéndame por cuál empezar para no estrellarme.

        • Hola Josefa. No te preocupes por hacer pan,… incluso cuando sale mal el resultado es un éxito. Lo tiene fácil, compitiendo con la mayoría de panes que nos ofrecen. ;-)Ya verás cómo te merece la pena. Yo te recomiendo que empieces por Pan sin amasar. Si tienes cualquier pregunta no dudes en decírmelo. Estoy deseando saber cómo te sale.
          Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.