Pan de Torrijas

Las torrijas son un dulce típico de Semana Santa en España. Tradicionalmente se hacía con el pan duro sobrante de días anteriores, pero hace ya tiempo que se fabrica un pan “especial” para torrijas, con una miga más compacta. ¿Cómo se hace el pan de torrijas?

La receta que aquí se presenta permite elaborar unas deliciosas torrijas al sustituir el agua del pan por leche. La miga es densa y suave. Eso sí, es un pan tan tierno que hay que elaborarlo varios días antes para que se endurezca. Claro que siempre se puede cortar por los extremos para que circule el aire por su interior y se acelere ese proceso.

 

Pan de torrijas_tpp

 

300 ml de leche
450 gr de harina panadera (de fuerza 220 W)
10 gr de sal
4 gr levadura seca

 

Mezclar la leche con la harina. Cuando se consiga una masa homogénea, se deja reposar unos   10 minutos. Pasado este tiempo añadir la levadura y amasar. Cuando esté totalmente incorporada añadir la sal. Seguir amasando hasta conseguir el completo desarrollo del gluten.

Esto se comprueba con la prueba de la ventana (*).

Engrasar un bol con aceite y rodar en él la masa, para que quede impregnada por toda su superficie. Cubrir con una plástico y dejar reposar de 1,5 a 2 horas, hasta que doble su volumen.

Una vez que haya subido, se forman las barras (**). Se colocan en una bandeja de horno y se cubren con un plástico. Dejar levar nuevamente de media a una hora.

Mientras, calentar el horno a 170 grados. Si es posible, utilizar aire caliente. Pintar la superficie de las barras con leche, con la ayuda de un pincel. Marcar ligeramente las guías de las torrijas con la ayuda de una cuchilla o un cuchillo de pan. Hornear unos 30 minutos o hasta que suene a hueco en la base de las barras al golpear con los dedos. Dejar enfriar sobre una rejilla.

 

ANOTACIONES:

(*) Prueba de la ventana: coger un trozo de masa, del tamaño de una nuez. Estirarla entre los dedos, intentando conseguir una fina lámina, como si se quisiera ver a través de ella. Cuando el gluten está completamente desarrollado, podremos conseguir esta fina película sin dificultad y su textura será homogénea; no se romperá ni observaremos “nervios” de masa en la lámina.

(**) Formado de las barras: Volcar la masa en una superficie ligeramente enharinada. Dividir en dos la masa y bolear sendas piezas. Aplastar formando un círculo con cada una y proceder de la siguiente con cada una:

  • Formar un batard. Para ello imaginemos que el círculo que forma la masa es un hexágono. Hemos de doblar hacia el interior cada uno de los triángulos que lo forman. Empezaremos por el central que está más lejos de nosotros y haremos lo mismo con los que están a ambos lados. Procedemos así con los otros tres triángulos, que están más cerca nuestro. Una vez hecho esto se dobla la masa por la mitad (enfrentando tres triángulos doblados a los otros tres) y se sellan bien los bordes. Habremos conseguido así una especie de “torpedo”.
  • Dejar reposar 10 minutos, con el borde “sellado” hacia arriba.
  • Ahora hay que formar cada una de las barras como si fueran un rollo o espiral. Cogemos el batard a lo largo y doblamos una tercera parte sobre sí mismo. Volvemos a hacer lo mismo, doblando nuevamente la parte ya doblada sobre sí misma. Vamos consiguiendo así la espiral. Lo realizamos por última vez, sellando esta vez por completo el borde.
  • Dejamos reposar el “rollo” conseguido unos 5 o 10 minutos.
  • Volvemos a coger el rollo frente a nosotros y sobre la superficie ligeramente enharinada lo hacemos rodar bajo las dos manos. Así conseguimos la barra.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.