Hogaza de pan blanco

Sencilla hogaza de pan blanco, en su fórmula directa. Es decir, es para aquellos días en los que no hemos preparado un prefermento con anterioridad pero queremos un buen pan. Ya sabemos que realizar un pan lentamente permite que el trigo desarrolle todo su sabor pero este pan, también es estupendo.

Además, es una masa muy fácil de amasar y no requiere mucho conocimiento de técnicas de amasado. ¡Es perfecta para iniciarte!

Hogaza de pan blanco

Ingredientes:

  • 350 g de harina panadera
  • 225 g de agua
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de levadura seca de panadería
  • Aceite para engrasar

 

AMASADO: Pon todos los ingredientes en un cuenco y con la ayuda de una paleta (o una cuchara) dale vueltas hasta que el agua sea absorbida por la harina. Tendrás una mezcla pastosa que podrás volcar sobre la mesa. Comienza a trabajarla, amasándola como si manejaras plastilina. Si quieres, puedes hacer pequeños descansos de 5 ó 10 minutos mientras la amasas. Simplemente déjala sobre la mesa. Cuando vuelvas a trabajarla después del descanso observarás que su textura ha ido cambiando y es cada vez más elástica. Puedes hacerlo cuantas veces quieras, alternando periodos de descanso con periodos de amasado. (También puedes ayudarte con una batidora de dos varillas, o un robot tipo KitchenAid o Thermomix, procediendo de la misma forma pues igualmente los reposos ayudan a la evolución de la masa).

Para comprobar cuándo has de parar de amasar haz la prueba de la ventana. No es necesario que ésta sea perfecta, basta con que se aprecie que se va formando una membrana (aunque esta todavía muestre “venitas”).

LEVADO: Engrasa con aceite (mejor de oliva) un bol y restriega la masa por su interior para que se engrase toda su superficie. Dobla la masa como te muestra el vídeo y cubre el bol con un film de plástico. Déjalo reposar a temperatura ambiente unos 45 minutos o incluso 1 hora. Dobla nuevamente la masa y déjala reposar otros 45 minutos más en las mismas condiciones.

FORMADO: Dale la forma deseada, de batard o de hogaza. Si no tienes cesto de fermentación, también puedes formarlos y dejarlos sobre una bandeja de horno. Cúbrelos con un plástico o una gasa y déjalos reposar nuevamente, a temperatura ambiente, durante 1 hora. Una media hora o 45 minutos antes del horneado enciende el horno a 250º (si tienes posibilidad, usa el aire del horno) con un recipiente metálico en el interior.

Hogaza de pan blanco

HORNEADO: Si has utilizado cestos de fermentación, vuélcalos sobre la bandeja de horno. Con la ayuda de una cuchilla (lame) o un cuchillo de sierra, realiza unos profundos cortes en la superficie del pan. Luego introduce el pan en el horno precalentado y echa agua hirviendo sobre el recipiente, lo que, al estar caliente provocará un golpe de vapor en el interior del horno. También, si no tienes ese recipiente, se puede pulverizar agua tres veces en las paredes del horno a intervalos de 30 segundos. Pasado este minuto y medio, baja la temperatura del horno a 230º y hornea 10 minutos. Por último baja la temperatura a 200º y termina la cocción 20 ó 30 minutos más hasta comprobar que el pan está hecho. Al golpear en el fondo, debe sonar hueco.

También puedes utilizar una piedra de hornear o una plancha de metal, en vez de hornear el pan en una bandeja. En este caso, debes calentar la piedra o la plancha en el interior del horno antes de volcar sobre ella el pan. Procede de igual manera que en el punto anterior (provocando el vapor con el recipiente de metal o pulverizando) pero ten cuidado al realizar los cortes sobre el pan ya que éste estará dentro del horno y podrías quemarte.

Hogaza de pan blancoHogaza de pan blanco

Deja enfriar el pan sobre una rejilla.

Hogaza de pan blanco