Pizza en bandeja

 Esta pizza en bandeja se elabora con una masa de pan consistente. El resultado es una base esponjosa y gruesa que soporta una generosa cantidad de guarnición o “toppings”.  Es muy fácil de amasar, ideal para principiantes, y los resultados son espectaculares. Utiliza esta fórmula cuando no quieras estar pendiente de la pizza pues te permite elaborarla con anterioridad y dejar solo la cubierta y el horneado para el último momento. Si no eres de los que te gusta sumergir literalmente la pizza en tomate (lo que humedecería en exceso una masa en reposo), puedes incluso tenerla preparada con los ingredientes y solo a falta de horno.

Esta masa de pizza en bandeja tolera estupendamente la congelación. Tenla siempre preparada para momentos imprevistos.

Pizza en bandeja

Ingredientes:

  • 500 g de harina panadera
  • 325 g de agua
  • 10 g de sal
  • 1 g de levadura seca de panadería (aproximadamente 1/2 cucharadita)
  • 15 g de aceite de oliva y algo más para engrasar
  • ingredientes para el relleno (tomate, mozarela, jamón, atún,…)

 

Mezclar la harina con el agua, la sal y la levadura. Trabájalo un par de minutos para conseguir una masa más o menos homogénea, déjala reposar unos 10 minutos sobre la mesa o en el mismo recipiente. Pasado este tiempo, amásala. Verás que tras este reposo es más fácil trabajar con ella. Estos intervalos de reposo puedes hacerlos cuantas veces quieras. Durante estos minutos el gluten se va desarrollando solo, no necesita de tu ayuda y la masa va adquiriendo más elasticidad.  Añade luego el aceite. Hazlo poco a poco, mientras continúas el amasado, y según vayas observando que la masa absorbe toda la grasa. Continúa amasando hasta que compruebes que se cumple la prueba de la ventana. (Por supuesto, también puedes realizar esta masa con una amasadora o robot de cocina. De igual forma, los reposos entre amasados serán igual de beneficiosos).

Engrasa con aceite de oliva un bol. Introduce en él la masa, restregándola por las paredes para asegurarte que toda su superficie queda engrasada con el aceite. Dobla la masa y cubre el recipiente con un film de plástico. Déjalo reposar a temperatura ambiente durante 20 minutos. Vuelve luego a doblar la masa y nuevamente, cubierto con el film, déjalo reposar otros 40 minutos. Pasado este tiempo mete el recipiente en la nevera, donde permanecerá hasta que vayas a consumir la pizza. Recuerda que como en todas las masas, el tiempo de reposo aporta sabor. Por lo tanto elabora la masa con varias horas de antelación. De hecho, esta masa puede reposar en la nevera hasta 3 días. (También es ahora el momento de congelarla si quieres tenerla preparada para futuras ocasiones. Cuando quieras utilizarla de nuevo déjala que se descongele, a ser posible dentro de la nevera, y sigue con las instrucciones siguientes justo a partir de este punto).

Unas dos horas antes de cuando quieras consumir la pizza saca la masa de la nevera. Engrasa una bandeja de horno con aceite y extiende la masa en ella, estirándola con las manos. Si la masa se resiste, déjala reposar entre estiramiento y estiramiento. Verás como cada vez consigues con más facilidad que ocupe toda la bandeja. Cúbrela entonces con un plástico y déjala reposar durante 1 hora a temperatura ambiente.  (A mitad de este tiempo, enciende el horno a 200 grados, sin aire, para que cuando la pizza esté preparada para cocerse el horno ya esté caliente).

Pasado este tiempo ya puedes elaborar tu pizza al gusto. Cúbrela con tomate triturado, con mozarella y los ingredientes que desees (champiñón laminado, atún, jamón, calabacines, berenjenas, cebolla,…).  Puedes espolvorear orégano, albahaca, o cualquier otra hierba a gusto. Rocía muy ligeramente la pizza con aceite.

Introduce la bandeja en el horno, colocando la bandeja a media altura, y hornéalo durante 20 minutos. Luego, si tienes esa posibilidad, enciende el aire y sigue horneándolo a 200 grados durante 10 minutos más, o lo necesario hasta que esté dorada.

Sácala entonces del horno y consúmela mientras esté caliente.

Pizza en bandeja

NOTAS:

    • Si quieres que lleve huevos, simplemente cáscalos sobre la superficie de la pizza justo antes de meterla en el horno.

Pizza en bandeja

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.