Rollitos de jamón y queso

Los rollitos de jamón y queso están elaborados con una masa suave y mínimamente dulce (aunque por supuesto, esto siempre es opcional). Son muy tiernos, y se conservan muy bien si los guardas en un recipiente de metal.

Rollitos de jamón y queso

 

Ingredientes: (para unos 20 rollitos)

105 g de leche (de ellos, 50 g templada)
35 g de mantequilla
200 g de harina común o panadera (máximo W 110) o bien 100 g de harina común y 100 g de harina de 200W
2 g de levadura seca de panadería
2 g de sal
25 g de azúcar

Relleno:
8 lonchas de queso fundible (o equivalente rallado)
8 lonchas de jamón york

Decoración:
Huevo batido
Queso rallado o semillas de sésamo, chía, amapola… (a gusto)

 

Derrite la mantequilla en los 50 g de leche templada. Una vez disuelta, añade el resto de la leche y remueve. Incorpora la harina  y la levadura, y amasa ligeramente hasta que esté mezclado. Deja reposar unos 10 minutos, lo cual facilitará el posterior amasado. Tras los minutos de reposo, incorpora sucesivamente a la masa el resto de los ingredientes: la sal y el azúcar, amasando entre ellos. El azúcar provocará que la masa se vuelva pegajosa, lo que permitirá un amasado de masas húmedas (amasado francés). Trabájala bien hasta comprobar que está en su punto, con la prueba de la ventana.
Deja reposar la masa 1 hora a temperatura ambiente en un recipiente cubierto con un film de plástico. La masa aumentará de tamaño, pero probablemente no al doble del inicial.

Pasada la hora de reposo, estira la masa en una superficie ligeramente enharinada y forma un rectángulo. Extiende el relleno en la mitad de la masa , tal como muestra la foto, pero en este lado deja sin cubrir el borde del lateral, una tira de un cm aproximadamente.

Rollitos de jamón y queso

Dobla la masa, formando un libro, y déjalo reposar unos 10 minutos para que la masa se relaje.

Rollitos de jamón y queso

Corta tiras transversalmente  de 1 cm aproximado de ancho. Gira la tira sobre sí misma la tira, y formar con ella una espiral. No tenses la masa en exceso pues eso impedirá que tenga espacio para crecer. Así pues, trata la espiral con mucha delicadeza permitiendo que no quede “apretada”.

Rollitos de jamón y queso

Procede así con toda la masa. Una vez formados los rollitos de jamón y queso, cúbrelos con un plástico y déjalos crecer a temperatura ambiente otra hora. Tampoco deben crecer demasiado, para que queden tiernos y no se sequen una vez cocidos.

Precalienta el horno a 210º. Si es posible, utiliza aire, ya que así los bollitos quedarán más brillantes. En caso de que no se tenga, aumentar unos 20º la temperatura.
Pinta los bollos con el huevo batido y la ayuda de una brocha. Adorna con el queso rallado o las semillas y hornea unos 7 minutos. Enfriar sobre una rejilla.

Rollitos de jamón y queso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.