Kärleksmums

Los kärleksmums son unos pastelitos de origen sueco. Con una jugosidad muy superior a la de un bizcocho, cubiertos de un ganaché de chocolate con aroma de café, hacen honor a su nombre “amor de madre”.

 

Este típico dulce que toman los suecos a su “hora del café”  (lo que podría ser similar a “la hora del té”  de los ingleses) es tan fácil y rápido de hacer como exitoso. Los kärleksmums tienen una base abizcochada, pero más suave y jugosa que un bizcocho, y un intenso sabor a chocolate que combina perfectamente con el toque de café de la crema del ganaché (nata, chocolate y mantequilla). El coco rallado le aporta contraste y una ligera sensación de “nevado”.

Kärleksmums

 

Ingredientes: (para 24 Kärleksmums)

285 g de harina de repostería
4 cucharadas soperas rasas de cacao puro en polvo
2 cucharaditas de levadura química
1/2 cucharadita de sal
140 g de mantequilla
2 huevos
200 g de azúcar moreno
180 ml de leche
1 cucharadita de extracto de vainilla

Para el ganaché:

120 ml de nata (con 35% de Materia Grasa)
3 ó 4 cucharadas de café líquido frío (a gusto)
110 g de onzas de chocolate negro con 70% de cacao
30 g de mantequilla
Para adornar:

40 g aproximadamente de coco rallado
Enciende el horno. Si te es posible usar el aire, selecciona una temperatura de 170º. Si tu horno no tiene esta opción deberás calentarlo a 190º.

Mezclar en un recipiente la harina con el cacao, la levadura y la sal.

Derrite la mantequilla (al baño María o en el microondas) sin que hierva. Deja que se atempere.

Batir el azúcar con los huevos. Si puedes utilizar una batidora o robot de cocina, hazlo a la velocidad que te indique el fabricante adecuada para montar huevos. Cuando esté bien montado (comprobarás que la pasta ha adquirido cierta consistencia), añade la mantequilla que has disuelto previamente y sigue batiendo hasta que esté bien incorporada. Por último incorpora la leche y el extracto de vainilla. Sigue batiendo hasta que esté todo ligado.

Añade a esta pasta la mezcla de harina y cacao que has preparado y dale vueltas hasta conseguir una pasta homogénea. (Si estás utilizando una batidora bate el tiempo mínimo hasta ver que todo se ha unido).

Forra con papel de hornear un molde rectangular de unos 23 cm x 33 cm, o bien, úntalo con mantequilla y espolvoréalo con harina para que no se pegue. Vierte en él la pasta de los Kärleksmums y ayúdate con una espátula para extenderla bien y nivelar la superficie.

Introduce el molde en el horno precalentado y hornéalo durante unos 12 minutos.

Mientras tanto, prepara el ganaché. Calienta en una cacerola la nata con el café a temperatura media, hasta que observes que se crean burbujas. Baja entonces la temperatura a mínima e incorpora las onzas de chocolate, dándole vueltas continuamente hasta que se disuelva el chocolate. Retira entonces del fuego y añade la mantequilla, dando vueltas hasta su completa disolución. Cubre entonces con un film transparente al ras de la superficie (para que no se forme una película en el chocolate) y déjalo enfriar durante una hora.

Pasado este tiempo, desmolda la masa de los kärleksmums y cúbrela con el ganaché. Espolvorea con el coco rallado.

Mételo en la nevera y cuando tenga cierta consistencia divídelo en 24 porciones.

Los kärleksmums se han de conservar en la nevera, por el ganaché, en un recipiente de cierre hermético. También permiten su congelación.

Notas:

Te puede parecer que el molde es demasiado grande. No te preocupes pues la masa crece bastante y este tamaño da lugar a unos kärleksmums de tamaño ideal. Divide en 4 x 6 porciones en sendos lados, para conseguir las 24 unidades.

 

Kärleksmums